Categorías
Humor Ingenio Putadas

Sordera

Está un señor con su doctor, que es el mismo de su esposa, y le
dice: —Creo que mi esposa se está quedando sorda.
Y el doctor le contesta: —Hágale una prueba hoy en su casa; si persiste, venga a verme.

Y así lo hizo. A la hora de merendar, va y se para a tres metros de
su esposa y le pregunta: —¿Qué hay de cenar?
Pero la mujer no responde. Después va y se para a dos metros y de
nuevo le pregunta: —Mi amor, ¿qué hay de cenar?

Y, otra vez, no hay respuesta. El hombre se para a un metro y, nuevamente, le hace la pregunta y no pasa nada. Harto, se para atrás de ella y le dice gritando: —¿Qué hay para la cena, linda?
Y la mujer le responde: —¡Por cuarta vez te lo digo! ¡POLLO!

Por PowerPuntos

Tu web de powerpoints

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.