Categorías
Feministas Humor Machistas Reflexiones Sexo

Manual práctico para entender el español

Manual práctico para entender el español de las mujeres

No
No
Tal vez
No
Tú verás…
Como lo hagas te mato
Lo siento, pero…
Lo volveré a hacer igual…
Decide tú
Pero haz lo que yo digo
Eres libre de hacer lo que quieras
Ni se te ocurra hacerlo
Haz lo que quieras
Pero lo pagarás caro
No, no estoy enfadada
Por supuesto que estoy encabronada… ¡IMBÉCIL!
¿Te estás durmiendo?
No te duermas
Esta noche estás muy cariñoso
No tengo ganas de hacer el amor, pesado
No me mires de esa manera
Me encanta que me mires con esa cara de salido…
¿Estoy gorda?
Dime que estoy buenísima
Apaga la luz
Tengo celulitis
Quiero cambiar estas cortinitas
Y las alfombras, y la pintura, y los muebles…
Es que esta cocina es tan pequeña…
Quiero una casa nueva
¿Me quieres?
Te voy a pedir algo…
¿Qué tanto me quieres?
Y cuesta mucho dinero
Necesitaríamos…
Yo quiero
Tenemos que hablar
Necesito quejarme de algo
Creo que no nos comunicamos lo suficiente
Tienes que estar de acuerdo conmigo

Manual práctico para entender el español de los hombres

Tengo hambre
Tengo hambre
Tengo sueño
Tengo sueño
Estoy cansado
Estoy cansado
Hablemos
Estoy tratando de impresionarte para que pienses que soy un hombre profundo y accedas a tener sexo conmigo
Pareces tensa. ¿Te doy un masaje?
Primero te meto mano, después quiero sexo contigo
¿Me concedes esta pieza?
Quiero sexo contigo
¿Te gustaría ir al cine?
Quiero sexo contigo
¿Quieres cenar conmigo hoy?
Quiero sexo contigo
¿Te puedo llamar el viernes?
Te voy a llevar a mi casa y quiero sexo contigo
¿Te quieres casar conmigo?
Quiero que sea ilegal para ti acostarte con otro hombre que no sea yo
(De compras) Sí, te queda muy bien
¡Agárralo de una vez y vámonos ya de aquí!
Qué bien te queda…
¡Qué buena estás!
Sí, te queda bien el nuevo corte de pelo
Mierda… ¡$30.000 a la basura!
Pero, ¿cuál es el problema?
No entiendo la tragedia…
¿Qué te pasa?
¿Cuál trauma psicológico autoinventado te afecta hoy?
¿Estás enfadada?
Me imagino que esta noche nada de sexo…
Estoy aburrido
¿Tenemos sexo?
Yo también te amo
¿Ok? ¿Estás contenta? ¿Podemos empezar con el sexo ya?
Categorías
Humor Impactantes Putadas Sexo

Las muertes más increíbles

Tres almas suben al cielo y San Pedro, que está en la puerta, les dice:

– Si no es por no entrar, pero es que aquí no cabe ni un alma… Bueno, una sí.

Las 3 almas se miran entre si con cara de extrañados y dice una:

– Bueno, y ¿qué hacemos?

San Pedro les contesta:

– Yo, lo que hago en estos casos, es que cada alma me cuente cómo ha muerto y la que haya muerto de la forma más increíble, entra.

Va la primera alma y le cuenta:

Yo, hacía tiempo que me sospechaba de que mi mujer me ponía los cuernos, y un día decidí llegar antes del trabajo para pillarla in fraganti. Incluso decidí subir los 25 pisos andando para que no me oyeran llegar.

Cuál fue mi sorpresa, que me encontré a mi mujer en pelota picada tumbada en la alfombra, y la muy perra me dice que estaba haciendo gimnasia desnuda. Me empiezo a cabrear y a buscar al hijo de puta que se la estaba tirando.

En esto, que oigo cómo alguien está rascando en la ventana y me encuentro a un tío colgado en la cornisa. Entonces, cogí un bate de béisbol y le empecé a dar de hostias hasta que se soltó y cayó. Pero el hijo puta tuvo tanta suerte que cayó encima de un toldo y rebotó a unos arbustos y se salvó.

Yo, desesperado, cogí la nevera y se la tiré, con tan mala suerte que se me enredó en el pie el cable y caí detrás de la nevera.

San Pedro, flipado, le hace salir y hace pasar a la siguiente alma:

Yo era un limpiacristales (con futuro) y, un día que estaba limpiando los cristales de un piso 26, se me rompe una cuerda del andamio y caí, pero conseguí cogerme a la cornisa del piso de abajo. Empiezo a dar golpecitos a la ventana para ver si alguien me podía ayudar.

En esto, que me sale un tío con los ojos rojos de ira y me empieza a dar de hostias con un bate y a insultarme hasta que caí. Menos mal que había un toldo que me hizo rebotar a unos arbustos.

Cuando abro los ojos, me veo cómo una nevera cae sobre mí con el tío detrás.

San Pedro, ya descojonado, le dice a la siguiente alma que pasara y que ya podía ser cojonuda su muerte que lo tenía difícil para entrar. El alma le dice:

Pues, que me estaba tirando a la mujer de un amigo, cuando aparece éste y no se me ocurre otro sitio para esconderme que la nevera…

Categorías
Feministas Humor Sexo

Manual de instrucciones del hombre

Funciones básicas

Para empezar, tener en cuenta que el aparato vale para pocas cosas, o por lo menos, para muchas menos de las que él presume.

El mecanismo de utilización del hombre es tan sencillo como el de un cepillo: lo coges por el mango y lo usas para lo que quieras.

El aparato está dotado de un monomando y dos cojinetes. El monomando tiene dos posiciones: plegado y desplegado. En la posición de desplegado, el monomando sólo admite dos movimientos: adelante y atrás.

Máximo rendimiento

Para sacar el máximo rendimiento de un hombre, antes de cualquier orden pronuncie en tono meloso la frase: «Tú, que eres tan fuerte…».

Les hace feliz cualquier frase que empiece por: «Tenías razón cariño». «Tenías razón cariño, hay cosas en Rambo que solo se pillan cuando la ves cuatro veces.»

Limitaciones

El hombre es un aparato que viene de serie sin imaginación incorporada, y si dice que te va a echar un polvo, lo hace al pie de la letra, es decir, te deja hecha polvo, se duerme y se pone a roncar.

Al principio, el aparato se enciende solo. Conforme pasan los años, ya les cuesta más encenderse… Y, llegados a cierta edad, puede que consigan encenderse… pero ya no funcionan.

Mantenimiento

Si se le proporciona fútbol y sexo, al menos una vez a la semana, un hombre cualquiera puede durar bastante tiempo.

Averías

Emisión de ruidos extemporáneos; el más frecuente es el ronquido. Esta avería es de difícil solución, siendo aconsejable el cambio de modelo por uno de nueva generación.

En caso de mal funcionamiento, no intente arreglarlo usted misma ni se moleste en abrir el aparato: no hay nada dentro.

Limpieza

No utilizar nunca productos abrasivos: ya se quedará calvo él solo.

Categorías
Humor Putadas Reflexiones Sexo

¿Trabajo o placer?

El director de una gran empresa está en su despacho, sin nada que hacer (por supuesto), y se plantea si el hacer el amor con su mujer es trabajo o placer.

Aparece el subdirector general y el director se lo plantea:

– ¿Hacer el amor con mi mujer es trabajo o placer?

El subdirector responde:

– Pues no lo sé, tendría que estudiarlo.

El director le da una hora para responder. El subdirector general va a ver al responsable de recursos humanos y le pasa la pelota:

– Que el director se folle a su mujer ¿es un acto de trabajo o de placer?

El responsable, entretenido sin hacer nada, le responde que no lo sabe. El subdirector le dice que tiene 45 minutos para averiguarlo. El responsable de recursos humanos le traslada la pregunta al técnico de formación, que estaba muy ocupado peleándose con la máquina del café, sin nada que hacer. Pero él tampoco sabe la respuesta.

Al final, le llega la pregunta al becario, que tiene la mesa llena de expedientes, listas de asistencias que enviar, valoraciones que realizar… en fin, que va de culo haciéndolo todo. Su jefe le dice que tiene cinco minutos para decirle si el hecho de que el director general se folle a su mujer es trabajo o placer.

Sin levantar la cabeza, el becario responde:

– Es placer.

Su jefe, intrigado por la rápida respuesta, le pregunta:

– ¿Cómo ha llegado tan rápidamente a esa conclusión?

El becario, ya harto de que le entretengan con todo el follón que tiene, le responde:

– ¡¡PORQUE SI FUERA TRABAJO, ME LA TENDRÍA QUE FOLLAR YO!!

Categorías
Comida Feministas Humor Ingenio Machistas Putadas Sexo

Chistes cortos

En un bar:

– Una botella de agua, por favor…
– ¡Lanjarón, que agranda y endurece el corazón!
– ¡No! ¡La prefiero Bezoya!


– Telepizza, ¿qué desea?
– Magdalenas… ¡no te jode!


– ¡Oye! ¿Cuál es tu nombre de pila?
– ¡Energizer!


Van dos turistas por la carretera y se paran a preguntarle a un hombre mayor…

– Por favor, ¿la salida del pueblo?
– ¡Aquella gorda con gafas!


– ¡Oye papá! ¿Qué es el eco?
– ¡El único que tiene cojones de contestarle a tu madre!


Entra un ciego a una cocina y tocando un rallador dice…

– Pero ¿quién ha escrito esta gilipollez?


– Oiga… ¿usted folla?
– Bueno mire… no confunda…
– No, no… si me da igual con funda que sin funda, ¡que si usted folla!


Entra un tipo en una pizzería, acompañado por dos señoritas, y dice…

– Deme dos pizzas.
– ¿Familiares?
– No, son putas, pero ¡tienen hambre!


Dos amigos:

– Joder, imagínate qué polvo le pegué anoche a mi mujer, que el cristo de encima de la cama se puso a dar palmas…
– Eso no es nada, a nosotros, el otro día, ¡los apóstoles del cuadro de la última cena que tenemos nos empezaron a hacer la ola!


Una pareja, haciendo el 69, y de repente dice el chico…

– ¡Anda! ¡El arzobispo de Toledo se ha muerto!
– ¡Joder, Pepe! ¿A qué viene ahora esa chorrada?
– Tú y tu puta manía de limpiarte el culo con el periódico…


Los judíos, a punto de lapidar a María Magdalena…

– ¡Alto! Quien esté libre de pecado, que coja y tire la primera piedra.

De repente, sale una mujer de entre la gente y ¡ZAS! Pedrada en toda la frente.

– ¡Mierda, mamá! ¡Siempre jodiéndome los sermones!


Una encuesta:

– Oiga, usted ¿qué opina de la postura Serbo-Bosnia?
– No sé… ¡A mí, lo que me gusta es que me la chupen!


Dos amigas:

– Mi marido es impotente al 100%.
– Eso no es nada, el mío lo es al 200%.
– Pero… ¡eso es imposible! ¿Cómo puede ser?
– Joder, ¡pues se ha mordido la lengua esta mañana!


Jesucristo, en la última cena:

– Pedro, tú me negarás. Judas, tú me venderás. Mateo, tú me meterás los dedos en mis heridas…

En esto, se levanta Juan y Jesús le pregunta:

– Juan, ¿a dónde vas?
– A cenar en la barra, ¡que con tanta gentuza, no ceno en esta mesa!


¿Cuáles son las mentiras más comunes que un hombre le dice a su mujer?

  1. Siempre te voy a querer.
  2. Nunca te seré infiel.
  3. Chupa, chupa… que yo te aviso.

Señor con tía buena en restaurante de lujo:

– ¿Qué tomarán los señores?
– A mí, me pone una langosta Thermidor y un cava Juvé & Camps reserva de familia.
– ¡Excelente decisión! ¿Y a su señora?
– Póngale un fax y diga que me lo estoy pasando de puta madre…


Pareja en la cama a las cuatro de la madrugada, relajados después de dos polvos de órdago:

– María, ¿quieres que te de por culo?

María, que se para, se lo piensa y finalmente dice:

– Bueno, ya que estamos puestos, ¡venga!
– Pues levántate y hazme una tortilla de patatas, que después de tanto polvo tengo hambre.


Dos hombres charlando en un tren:

– Y ¿qué tal la familia? ¿Son ustedes muchos?
– Normal, dos hermanos más y mis padres. ¿Y usted?…
– ¡¡¡37 hermanos!!!
– Pues ¡tendrá a su madre en un pedestal!
– Figúrese, ¡cada vez que la bajamos mi padre se la folla!


Farmacia:

– ¿Qué desea, señora?
– Quería algo para que mi marido se ponga como un toro.
– Pues vaya bajándose las bragas y empecemos por los cuernos…


Marido que llega a casa y encuentra a su mujer follando con otro hombre:

– Pero… ¿qué haces?…
– ¿Lo ves? ¿No te dije que era tonto de remate?


Holmes y Watson se van de acampada y Holmes se despierta a las cuatro de la noche…

– Watson, mira al cielo y dime qué ves.
– ¡Veo millones de estrellas!
– Y eso ¿qué te dice?

Tras pensar un instante, Watson respondió:

– Astronómicamente, me dice que hay millones de galaxias y potencialmente billones de planetas. Cronológicamente, deduzco que son las cuatro y diez. Teológicamente, puedo ver que dios es todopoderoso y que somos pequeños e insignificantes. Meteorológicamente, me dice que mañana tendremos un buen día. Por cierto, a usted ¿qué le dice, amigo mío?

Tras un corto silencio, Holmes contestó:

– Que eres gilipollas, Watson. ¡Nos han robado la tienda de campaña!