Categorías
Humor Impactantes Putadas

Niño blanco

Una mujer negra está en la cocina, y su hijo negro la mira y coge un poco de harina y se la esparce por la cara…
—Mira mamá, soy blanco —la madre lo mira y le da un bofetón…
—Ahora vete a ver a tu padre.

El niño va a ver a su padre, el cual está leyendo un periódico…
—Mira papá, soy blanco —el padre lo mira y le da un puñetazo…
—Ahora vete a ver a tu abuela.

El niño va a ver a su abuela…
—Mira abuela, soy blanco —la abuela lo mira y le da una paliza de fliparlo…
—Ahora vete a ver a tu madre.

Cuando el niño llega donde está su madre, ésta le pregunta:
—Y bien hijo, ¿qué has aprendido con la lección de hoy?
—Pues que llevo 5 minutos siendo blanco y ya os odio a todos, ¡¡negros hijos de puta!!

Categorías
Humor Impactantes Sexo

Chiste de abogados

Caminaba el hombre cabizbajo pues le habían echado de su octavo trabajo.

Y, ni en este ni en los siete anteriores, había llegado a durar una semana. Su mujer, que se había casado con él en una noche de borrachera, le había abandonado tan sólo dos días después. Su único hijo, producto de esa misma noche de borrachera, le odiaba y no quería saber nada de él.

Hasta sus amigos le habrían abandonado si alguna vez los hubiese tenido.

Se podría decir que estaba deprimido y desesperado y decidió lanzarse al Manzanares.

Tomó carrerilla y al ir a saltar, escuchó una vocecilla:
—¡¡Nooo!!, ¡¡no lo hagas!!

Sobresaltado, paró. Luego pensó que habría sido su subconsciente y volvió a tomar carrerilla. De nuevo, al ir a saltar, escuchó la vocecilla que le decía:
—¡¡¡Nooo!!, ¡¡por favor!! no lo hagas. ¡Si saltas, me aplastarás!

Se asomó y allí lo único que vio fue una enorme rana que le estaba hablando. Y le contestó:
—Mira, es que resulta que quiero suicidarme.
—Bueno, pues si de todas formas te vas a suicidar, antes podrías hacerme un favor. Resulta que no soy una rana, sino un humano que sufre un encantamiento. Para romper el encantamiento lo único que tienes que hacer es darme por culo.
—¿Dar por culo a una rana? ¡Qué asco!
—¿Qué más te da si te vas a suicidar? Así haces una buena obra.

Así que aquel buen hombre cogió a la rana, se escondió con ella en un váter público y comenzó a romper el hechizo dando por
culo al animalito.

En esto que el hechizo se rompió y la rana se transformó en una niñita de catorce años que chillaba como una loca…
.
.
.
.

—Y esta es la versión de mi defendido, señor juez.

Categorías
Humor Impactantes Ingenio Sexo

Chiste de la suerte

Una viejecita fue un día al Banco del Comercio «Bancomer», llevando un bolso lleno hasta el tope de dinero en efectivo.

Insistía ante la ventanilla, solicitando que quería hablar única y exclusivamente con el Presidente del Banco para abrir una cuenta de ahorros, para lo cual decía: —Comprenda Ud., es mucho dinero.

Después de mucho discutir, la llevaron ante el Presidente del Banco, respetando el concepto de que el cliente tiene siempre la razón.

El Presidente del Banco inquirió: —¿Cuál es la cantidad que Ud. desea ingresar?

Ella dijo que $165,000.00 US$ y automáticamente vació su bolso encima de la mesa.

El Presidente, naturalmente, sintió una gran curiosidad por saber de dónde habría sacado la viejita tanto dinero y le preguntó:

—Señora, me sorprende que lleve tanto dinero encima, por ser mucha cantidad —y, acto seguido, le preguntó—. ¿Cómo lo ha conseguido?

La viejecita contestó: —Es simple, hago apuestas.

—¿Apuestas? —preguntó el Presidente— ¿Qué tipo de apuestas?

La viejecita contestó: —Bueno, todo tipo de apuestas; por ejemplo, le apuesto a Ud. $25,000.00 US a que ¡sus pelotas son cuadradas!

El Presidente soltó una carcajada y dijo: —Esa es una apuesta estúpida… Ud. nunca podrá ganar una apuesta de ese tipo.

La viejecita lo desafió: —Bueno, ya le dije que hago apuestas. ¿Está Ud. dispuesto a aceptar mi apuesta?

—Por supuesto. —respondió el Presidente— Apuesto 25,000.00 US$ a que mis pelotas no son cuadradas.

La viejecita dijo: —De acuerdo, pero, como hay mucho dinero en juego, ¿puedo venir mañana a las 10:00 AM con mi abogado para que nos sirva de testigo?

—Por supuesto —respondió el Presidente, teniendo en cuenta que se apostaba dinero.

Aquella noche, el Presidente estaba muy nervioso por la apuesta. Pasó largo tiempo mirándose sus pelotas en el espejo, volviéndose de un lado para otro, una y otra vez. Se hizo un riguroso examen y quedó absolutamente convencido de que sus pelotas no eran cuadradas y que ganaría la apuesta.

A la mañana siguiente, a las 10:00 en punto, la viejecita apareció con su Abogado en la Oficina del Presidente. Hizo las pertinentes presentaciones y repitió la apuesta de 25,000.00 US$ a que las pelotas del Presidente son cuadradas.

El Presidente aceptó nuevamente la apuesta y la viejecita le pidió que se bajara los pantalones para mostrar sus pelotas.

El Presidente se bajó sus pantalones y la viejita se acercó y miró sus pelotas detenidamente y le preguntó tímidamente si las podía tocar, expresando: —Tenga Ud. en cuenta que es mucho dinero y debo cerciorarme.

—Bien, de acuerdo —dijo el Presidente, convencido—. 25,000.00 US$ es mucho dinero y comprendo que quiera estar absolutamente segura.

La viejita se acercó al Presidente y, agarrándole, empezó a palpar sus bolas; paralelo a lo cual el Presidente se dio cuenta de que el Abogado estaba golpeándose la cabeza contra la pared.

El Presidente pregunto a la viejita: —Y, ahora, ¿qué le pasa a su Abogado?

Ella contestó: —Nada, sólo que he apostado con él 100,000.00 US$ a que hoy a las 10:00 de la mañana tendría las pelotas del Presidente de Bancomer en mis manos.

Nota: El origen de este chiste es desconocido, pero trae buena suerte a cualquiera que lo reciba y lo haga circular.
Se dice que la persona que rompa la cadena tendrá mala suerte.
No guardes este chiste. Lo único que tienes que hacer es enviarlo a los que quieras desearles buena suerte.
SI SON GERENTES, CON MAYOR RAZÓN.
Ya veras cómo algo bueno te sucederá dentro de los próximos cuatro (4) días, si no rompes la cadena.

Categorías
Humor Impactantes Putadas Sexo

El mejor chiste del mundo

Va un tío que iba a ser presentado por su novia a sus suegros mediante una suculenta cena. Estaba absolutamente nervioso y aterrado por la nueva gesta que iba a vivir cuando un amigo suyo, por la tarde le comenta:

Te doy tres pastillas que van a relajar tu estado nervioso. Actúan sobre el nivel parasimpático, reduciendo el temblor, el sudor y favoreciendo una buena locutoria y concentración. Eso sí, tomate una media hora antes de ir a ver a tus suegros. Si ves que, justo antes de entrar a la casa de tu novia, aún estás un poco nervioso, tómate la segunda… Deja la tercera pastilla sólo para un caso extremo de ansiedad cuando estés ya entablando la tertulia con tu suegro.

Llegada la hora de partir, el tipo piensa:

Para qué voy a tomármelas una primero, otra después… Mira, me las voy a tomar todas de golpe, y así seguro que no me ocurre nada.

Y lo hace.

Bien… llega el memorable momento y el tío es presentado a su suegro y suegra. Se sientan en la mesa, con la comida servida en los platos… Se levanta de golpe, pilla a la novia, la estira encima de la mesa, le baja las bragas y se la empieza a cepillar de manera brusca ante la mirada atónita de los comensales.

—Pero, ¿qué le está haciendo este a la niña? —aclama el suegro dirigiéndose a su esposa.

Seguidamente, el tipo pilla a la suegra, la apoya en la mesa y se la empieza a cepillar por detrás. La cara del suegro y de la abuela, que también estaba por allí, ¡era desorbitada!

Acabada la suegra, la deja tirada encima de la mesa, pilla al suegro, le rompe la costura posterior del pantalón, y se lo empieza a cepillar, también ante la mirada atónita de las exhaustas suegra y novia que aun estaban encima de la mesa sin fuerzas.

La abuela empieza a correr por la casa ¡escandalizada!

Mientras el tío se estaba tirando al suegro, pone la mano en el bolsillo y saca el móvil. Marca el número del amigo que le suministró las pastillas tranquilizantes y le dice:

—¡Tío! ¡Pero qué me has dado! ¡Me estoy follando a toda la familia y no puedo parar!
—¿Cómo te las has tomado? ¿Una a una, como te dije?
—No, me las tomé todas de golpe. ¡Creí que iría mejor! —el tío sigue cepillándose al suegro.
—¡Ostia! ¡Ve corriendo a la nevera, coge leche y pon la polla en remojo en la leche, que actuará como antídoto! —le dice el amigo.

El tío deja al suegro, exhausto y estirado en la mesa, y se dirige corriendo hasta la cocina, cruzándose antes con la abuela, que aún corría por la casa… Abre la nevera, pilla un tetrabrick de leche Pascual que estaba abierto, y la mete dentro, haciendo al mismo tiempo sonidos de exclamación y bienestar, mientras que la abuela se lo miraba desde la puerta de la cocina.

En ese momento, la abuela sale escandalizada gritando:

¡Esconderos todos, que el hijo de puta la está recargandooo!

Categorías
Feministas Humor Impactantes Machistas Putadas Sexo

Chistecillos muy buenos

—Querida, de hoy en adelante te llamaré Eva.
—¿Por qué?
—Porque eres mi primera mujer.
—Bueno, pero entonces yo te llamaré Peugeot.
—¿Por qué?
—Porque eres el 406…


—María, promete que cuando me muera te casarás con Antonio.
—¡Pero si es tu peor enemigo!
—¡Pues por eso, que se joda!


Le dice el niño al padre:
—Papá, papá, ¿por qué os casasteis tú y mamá?
—Por tu culpa, cabrón.


Está un tío en una discoteca y le pregunta a un camarero:
—Por favor, ¿la salida?
—La rubia del vestido rojo.
—No, coño, ¡la de emergencia!
—La gorda de gafas.


Está una ratita sentada, aparece otra y le dice:
—¿Qué haces aquí tan solita, ratita?
Y le contesta la otra:
—Nada, esperando un ratito…


Qué le dice la Coca-Cola al Bollicao:
—¿Quieres coca?
—No, gracias, voy de chocolate hasta el culo.


—¿Cuál es la máquina de hacer Antonios?
—Antonio Machín.


—¡Oye! ¿Cuál es tu nombre de pila?
—Energizer.


—¿De dónde viene la lana virgen?
—De las ovejas feas.


Pasa un coche a 100 km/h y dice un poli a otro:
—¿Ese no es al que le quitamos el carnet?
—Sí, es ese, vamos a por él.
Paran al tío del coche y le preguntan:
—¿Y el carnet?
—No jodan que me lo han perdido.


—Patxi, ¿te das cuenta de que estamos discutiendo pudiendo arreglar esto a hostias?


—Mamá, mamá, me se cae la baba.
—No hija, será «SE ME».
—No, mamá, te juro que es baba.


Va una señora de 70 años al médico y le pregunta éste:
—¿Cómo puede haber estado casada cuatro veces y ser todavía virgen?
—Mire usted doctor, mi primer marido era arquitecto y todo eran proyectos y más proyectos; el segundo era funcionario y todo era para mañana, para mañana; el tercero era político y todo eran promesas y más promesas; y el último era inspector de hacienda y todo el día venga  a dar por el culo y venga a dar por el culo.


—Doctor, doctor, ¿con diarrea me puedo bañar?
—Hombre, si es abundante…


Le dice la madre a la hija:
—Hija, dicen las vecinas que te estás acostando con tu novio.
—¡Ay, mami! La gente es más chismosa; una se acuesta con  cualquiera y ya dicen que es el novio.


Llega Pepe del trabajo a casa:
—María, ¡prepárate que vamos a echar un polvo australiano!
—¿Australiano? ¿Y eso cómo demonios se hace?
—Muy fácil: mientras yo me tiro a la canguro, ¡tú das botes por  toda la casa!


—¿En qué se diferencian las mujeres antiguas de las modernas?
—Pues que a las antiguas para verles el culo había que bajarle las bragas y a las modernas para verles las bragas hay que abrirles el culo.


Una chica le dice a su madre:
—Mamá, estoy embarazada.
—¡Pero hija! ¿Dónde tenías la cabeza?
—Sobre el volante del coche, ¿por qué?


Un amigo le pregunta a otro que acaba de llegar de un viaje de novios:
—¿Qué tal fue el viajecito?
—Joder, macho, un par de días más y me la tiro.


Esto son dos amigas y le dice una a la otra:
—Oye: ¿tu marido, qué tal folla?
—Pues chica, no se, tengo un jaleo… porque unas me dicen que bien, otras que mal…


Un niño de cinco años que entra en el cuarto de baño y sorprende a  su padre dándose una ducha. El padre se tapa corriendo sus partes, y  el niño le dice:
—Papi, ¿qué escondes ahí?
—Una ratita.
—¡Qué! Que te la estás follando, ¿no?