Categorías
Feministas Humor Ingenio Putadas

Una historia que podría ser verdad

Una mujer y un hombre se vieron envueltos en un aparatoso accidente de tráfico.

Los coches quedaron totalmente destrozados pero, sorprendentemente, ninguno de ellos resultó herido. Después de que salieran arrastrándose de sus respectivos vehículos, la mujer, que estaba muy bien, dijo:

—Eh, pero si eres un hombre, qué interesante… ¡Yo soy una mujer…! ¡Mira nuestros coches…! No queda nada, pero afortunadamente ninguno de nosotros está herido… Esto debe ser una señal divina de que debíamos encontrarnos…, ser amigos… y vivir juntos en paz durante el resto de nuestras vidas…

Carlitos, que como todos los hombres, piensa sólo con la minga dominga, contestó:

—Coincido contigo totalmente… Esto debe ser una señal divina…

La mujer continuó:

—Y mira esto…, hay otro milagro…. Mi coche esta completamente destrozado, pero esta botella de vino no se rompió… ¡Está intacta! Seguramente, Dios quiere que bebamos este vino y celebremos nuestra buena suerte…

Entonces, le tendió la botella a Carlitos. Éste asintió con la cabeza. En señal de aprobación, la abrió, y se bebió la mitad de la botella… Entonces se la tendió de vuelta a la mujer… Ésta cogió la botella, e inmediatamente le puso otra vez el tapón y se la devolvió al hombre. Sorprendido, él le preguntó:

—¿No vas a beber para sellar el pacto?

—No, yo esperaré tranquilamente a que venga la policía.

¿Somos o no somos las mujeres más listas?

Categorías
Fotografías Historia Memes Putadas Reflexiones Tecnología

Ideas diferentes

Las ideas innovadoras suelen ser perseguidas por la muchedumbre.

Categorías
Humor Impactantes Putadas Sexo

Las muertes más increíbles

Tres almas suben al cielo y San Pedro, que está en la puerta, les dice:

– Si no es por no entrar, pero es que aquí no cabe ni un alma… Bueno, una sí.

Las 3 almas se miran entre si con cara de extrañados y dice una:

– Bueno, y ¿qué hacemos?

San Pedro les contesta:

– Yo, lo que hago en estos casos, es que cada alma me cuente cómo ha muerto y la que haya muerto de la forma más increíble, entra.

Va la primera alma y le cuenta:

Yo, hacía tiempo que me sospechaba de que mi mujer me ponía los cuernos, y un día decidí llegar antes del trabajo para pillarla in fraganti. Incluso decidí subir los 25 pisos andando para que no me oyeran llegar.

Cuál fue mi sorpresa, que me encontré a mi mujer en pelota picada tumbada en la alfombra, y la muy perra me dice que estaba haciendo gimnasia desnuda. Me empiezo a cabrear y a buscar al hijo de puta que se la estaba tirando.

En esto, que oigo cómo alguien está rascando en la ventana y me encuentro a un tío colgado en la cornisa. Entonces, cogí un bate de béisbol y le empecé a dar de hostias hasta que se soltó y cayó. Pero el hijo puta tuvo tanta suerte que cayó encima de un toldo y rebotó a unos arbustos y se salvó.

Yo, desesperado, cogí la nevera y se la tiré, con tan mala suerte que se me enredó en el pie el cable y caí detrás de la nevera.

San Pedro, flipado, le hace salir y hace pasar a la siguiente alma:

Yo era un limpiacristales (con futuro) y, un día que estaba limpiando los cristales de un piso 26, se me rompe una cuerda del andamio y caí, pero conseguí cogerme a la cornisa del piso de abajo. Empiezo a dar golpecitos a la ventana para ver si alguien me podía ayudar.

En esto, que me sale un tío con los ojos rojos de ira y me empieza a dar de hostias con un bate y a insultarme hasta que caí. Menos mal que había un toldo que me hizo rebotar a unos arbustos.

Cuando abro los ojos, me veo cómo una nevera cae sobre mí con el tío detrás.

San Pedro, ya descojonado, le dice a la siguiente alma que pasara y que ya podía ser cojonuda su muerte que lo tenía difícil para entrar. El alma le dice:

Pues, que me estaba tirando a la mujer de un amigo, cuando aparece éste y no se me ocurre otro sitio para esconderme que la nevera…

Categorías
Humor Putadas Reflexiones Sexo

¿Trabajo o placer?

El director de una gran empresa está en su despacho, sin nada que hacer (por supuesto), y se plantea si el hacer el amor con su mujer es trabajo o placer.

Aparece el subdirector general y el director se lo plantea:

– ¿Hacer el amor con mi mujer es trabajo o placer?

El subdirector responde:

– Pues no lo sé, tendría que estudiarlo.

El director le da una hora para responder. El subdirector general va a ver al responsable de recursos humanos y le pasa la pelota:

– Que el director se folle a su mujer ¿es un acto de trabajo o de placer?

El responsable, entretenido sin hacer nada, le responde que no lo sabe. El subdirector le dice que tiene 45 minutos para averiguarlo. El responsable de recursos humanos le traslada la pregunta al técnico de formación, que estaba muy ocupado peleándose con la máquina del café, sin nada que hacer. Pero él tampoco sabe la respuesta.

Al final, le llega la pregunta al becario, que tiene la mesa llena de expedientes, listas de asistencias que enviar, valoraciones que realizar… en fin, que va de culo haciéndolo todo. Su jefe le dice que tiene cinco minutos para decirle si el hecho de que el director general se folle a su mujer es trabajo o placer.

Sin levantar la cabeza, el becario responde:

– Es placer.

Su jefe, intrigado por la rápida respuesta, le pregunta:

– ¿Cómo ha llegado tan rápidamente a esa conclusión?

El becario, ya harto de que le entretengan con todo el follón que tiene, le responde:

– ¡¡PORQUE SI FUERA TRABAJO, ME LA TENDRÍA QUE FOLLAR YO!!

Categorías
Comida Feministas Humor Ingenio Machistas Putadas Sexo

Chistes cortos

En un bar:

– Una botella de agua, por favor…
– ¡Lanjarón, que agranda y endurece el corazón!
– ¡No! ¡La prefiero Bezoya!


– Telepizza, ¿qué desea?
– Magdalenas… ¡no te jode!


– ¡Oye! ¿Cuál es tu nombre de pila?
– ¡Energizer!


Van dos turistas por la carretera y se paran a preguntarle a un hombre mayor…

– Por favor, ¿la salida del pueblo?
– ¡Aquella gorda con gafas!


– ¡Oye papá! ¿Qué es el eco?
– ¡El único que tiene cojones de contestarle a tu madre!


Entra un ciego a una cocina y tocando un rallador dice…

– Pero ¿quién ha escrito esta gilipollez?


– Oiga… ¿usted folla?
– Bueno mire… no confunda…
– No, no… si me da igual con funda que sin funda, ¡que si usted folla!


Entra un tipo en una pizzería, acompañado por dos señoritas, y dice…

– Deme dos pizzas.
– ¿Familiares?
– No, son putas, pero ¡tienen hambre!


Dos amigos:

– Joder, imagínate qué polvo le pegué anoche a mi mujer, que el cristo de encima de la cama se puso a dar palmas…
– Eso no es nada, a nosotros, el otro día, ¡los apóstoles del cuadro de la última cena que tenemos nos empezaron a hacer la ola!


Una pareja, haciendo el 69, y de repente dice el chico…

– ¡Anda! ¡El arzobispo de Toledo se ha muerto!
– ¡Joder, Pepe! ¿A qué viene ahora esa chorrada?
– Tú y tu puta manía de limpiarte el culo con el periódico…


Los judíos, a punto de lapidar a María Magdalena…

– ¡Alto! Quien esté libre de pecado, que coja y tire la primera piedra.

De repente, sale una mujer de entre la gente y ¡ZAS! Pedrada en toda la frente.

– ¡Mierda, mamá! ¡Siempre jodiéndome los sermones!


Una encuesta:

– Oiga, usted ¿qué opina de la postura Serbo-Bosnia?
– No sé… ¡A mí, lo que me gusta es que me la chupen!


Dos amigas:

– Mi marido es impotente al 100%.
– Eso no es nada, el mío lo es al 200%.
– Pero… ¡eso es imposible! ¿Cómo puede ser?
– Joder, ¡pues se ha mordido la lengua esta mañana!


Jesucristo, en la última cena:

– Pedro, tú me negarás. Judas, tú me venderás. Mateo, tú me meterás los dedos en mis heridas…

En esto, se levanta Juan y Jesús le pregunta:

– Juan, ¿a dónde vas?
– A cenar en la barra, ¡que con tanta gentuza, no ceno en esta mesa!


¿Cuáles son las mentiras más comunes que un hombre le dice a su mujer?

  1. Siempre te voy a querer.
  2. Nunca te seré infiel.
  3. Chupa, chupa… que yo te aviso.

Señor con tía buena en restaurante de lujo:

– ¿Qué tomarán los señores?
– A mí, me pone una langosta Thermidor y un cava Juvé & Camps reserva de familia.
– ¡Excelente decisión! ¿Y a su señora?
– Póngale un fax y diga que me lo estoy pasando de puta madre…


Pareja en la cama a las cuatro de la madrugada, relajados después de dos polvos de órdago:

– María, ¿quieres que te de por culo?

María, que se para, se lo piensa y finalmente dice:

– Bueno, ya que estamos puestos, ¡venga!
– Pues levántate y hazme una tortilla de patatas, que después de tanto polvo tengo hambre.


Dos hombres charlando en un tren:

– Y ¿qué tal la familia? ¿Son ustedes muchos?
– Normal, dos hermanos más y mis padres. ¿Y usted?…
– ¡¡¡37 hermanos!!!
– Pues ¡tendrá a su madre en un pedestal!
– Figúrese, ¡cada vez que la bajamos mi padre se la folla!


Farmacia:

– ¿Qué desea, señora?
– Quería algo para que mi marido se ponga como un toro.
– Pues vaya bajándose las bragas y empecemos por los cuernos…


Marido que llega a casa y encuentra a su mujer follando con otro hombre:

– Pero… ¿qué haces?…
– ¿Lo ves? ¿No te dije que era tonto de remate?


Holmes y Watson se van de acampada y Holmes se despierta a las cuatro de la noche…

– Watson, mira al cielo y dime qué ves.
– ¡Veo millones de estrellas!
– Y eso ¿qué te dice?

Tras pensar un instante, Watson respondió:

– Astronómicamente, me dice que hay millones de galaxias y potencialmente billones de planetas. Cronológicamente, deduzco que son las cuatro y diez. Teológicamente, puedo ver que dios es todopoderoso y que somos pequeños e insignificantes. Meteorológicamente, me dice que mañana tendremos un buen día. Por cierto, a usted ¿qué le dice, amigo mío?

Tras un corto silencio, Holmes contestó:

– Que eres gilipollas, Watson. ¡Nos han robado la tienda de campaña!