Categorías
Feministas Humor Ingenio Putadas

Una historia que podría ser verdad

Una mujer y un hombre se vieron envueltos en un aparatoso accidente de tráfico.

Los coches quedaron totalmente destrozados pero, sorprendentemente, ninguno de ellos resultó herido. Después de que salieran arrastrándose de sus respectivos vehículos, la mujer, que estaba muy bien, dijo:

—Eh, pero si eres un hombre, qué interesante… ¡Yo soy una mujer…! ¡Mira nuestros coches…! No queda nada, pero afortunadamente ninguno de nosotros está herido… Esto debe ser una señal divina de que debíamos encontrarnos…, ser amigos… y vivir juntos en paz durante el resto de nuestras vidas…

Carlitos, que como todos los hombres, piensa sólo con la minga dominga, contestó:

—Coincido contigo totalmente… Esto debe ser una señal divina…

La mujer continuó:

—Y mira esto…, hay otro milagro…. Mi coche esta completamente destrozado, pero esta botella de vino no se rompió… ¡Está intacta! Seguramente, Dios quiere que bebamos este vino y celebremos nuestra buena suerte…

Entonces, le tendió la botella a Carlitos. Éste asintió con la cabeza. En señal de aprobación, la abrió, y se bebió la mitad de la botella… Entonces se la tendió de vuelta a la mujer… Ésta cogió la botella, e inmediatamente le puso otra vez el tapón y se la devolvió al hombre. Sorprendido, él le preguntó:

—¿No vas a beber para sellar el pacto?

—No, yo esperaré tranquilamente a que venga la policía.

¿Somos o no somos las mujeres más listas?

Por PowerPuntos

Tu web de powerpoints

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.