Categorías
Humor Impactantes Macabros Putadas Sexo

Isla desierta

Un avión se estrella en el Pacífico Sur. Sólo sobreviven tres: el piloto, un auxiliar de vuelo y una azafata que se agarran a los restos del avión.

Al cabo de una semana a la deriva, llegan a una isla desierta, lejos de cualquier ruta aérea y marítima. Saben que no les buscarán más.

Entonces, se organizan la vida. Construyen una bonita cabaña. La naturaleza es generosa y les provee de carne, frutas y agua fresca. Ellos son jóvenes y majos…

Al cabo de dos meses de convivencia en la isla, la azafata se decide a hablar de un tema con los otros dos…

Vamos a ver amigos… Estamos solos… Y puede ser para siempre.

Nos hemos respetado desde el momento en que llegamos aquí… Tenemos nuestra intimidad… Todo está fenomenal… Pero… creo que todos tenemos cierta carencia… Yo sé que vosotros por delicadeza conmigo no queréis hablar de eso; por lo tanto lo hago yo: a ver si estáis de acuerdo en esto…

Tú me lo haces los días pares y tu los impares… Y, si surge cualquier problema, lo hablamos y lo solucionamos. Todos de acuerdo y encantados de haber estado tan organizados y poder hablar del asunto…

Pasan unas semanas fabulosas. Cada uno su turno: uno los días pares y el otro los impares… Con un respeto y un entendimiento ejemplares.

Por desgracia, al cabo de dos meses la chica pilla un virus y se muere.

Los dos robinsones se quedan terriblemente tristes. Es una desgracia, pero la vida continúa y vuelven a la rutina de antes. Al cabo de un mes, uno de ellos se dirige al otro y le dice:

—Oye tío, el tiempo pasa y yo sé que esto es tan duro para ti como para mí. Por eso, tenemos que hablar… Me falta alguna cosa… Yo soy joven y no puedo seguir así… Tú, ¿qué piensas?

El otro le dio las gracias por sacar el tema y le dice que él también está pasando por la misma situación…

—Entonces, ¿tú también piensas como yo?
—Pues sí… Y, si no funciona, lo discutimos.
—De acuerdo… Entonces, ¿cómo nos lo montamos?
—Tú los días pares y yo los impares.
—Pues vale… No hay problema.

Y los tíos pasan otro montón de semanas geniales… Pero, una noche, uno le dice al otro:

—Oye tío, dijimos que lo discutiríamos si algo no iba bien… Bien, pues yo pienso que esto no debe continuar… Estamos solos y necesitados, pero lo que estamos haciendo no me convence… Es contra natura.
—Me tranquilizas. —le dice el otro— Yo también estaba pensando como tú… me gustaría que parásemos… De todas formas, ya no son las mismas sensaciones que antes…
—¿Estás de acuerdo, entonces?
—Sí, ¿y tú?
—Yo también.
—Bueno, entonces…….

…la enterramos, ¿no?

Por PowerPuntos

Tu web de powerpoints

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.